Ellos quieren ser artistas


Un instante cualquiera
Cía teatral La Clase
Dirección: Uki Cappellari – Coordinación: Gabriel Nicola
Sábados 21 y 29 de Abril, 5, 12 y 19 de Mayo – 23 hs.
DelBorde Espacio Teatral: Chile 630, San Telmo
Reservas: 4300-6201

 

“Si el sueño fuera (como dicen) una / tregua, un puro reposo de la mente, / ¿por qué, si te despiertan bruscamente, / sientes que te han robado una fortuna?” escribió Borges y dio el pie para comenzar con esta obra, rendija por la que se espían instantes cualquiera en la vida de sus protagonistas.
Este es el festejado debut de la compañía teatral La Clase, dirigida por Uki Cappellari, en DelBorde Espacio Teatral. La pieza de creación colectiva es interpretada por sus autores, nueve actores  que recrean en cuatro escenas momentos supuestamente ordinarios  de  sus personajes. Este indicio se basa en que ellos develan sus sueños, sus deseos, sus expectativas, en apariencia banales, sí, pero tras de las cuales se esconden sus miserias.
Sumergido en una atmósfera onírica el público será testigo de la fantasía de un ama de casa, de la perversidad de una pareja, de la soledad de alguna chica bolichera, y del sacrificio auto impuesto de una viuda, con viaje en el tiempo incluido. Ataviados con un vestuario simple pero acertado, los intérpretes, aunque con distintos niveles, deslumbran todos con su compromiso.
La obra se vuelve efectiva al involucrar a la audiencia, quien no puede ser ajena a lo que pasa en el escenario. No hay interacción directa, no. Además de la carga emocional que transmiten los actores, ayuda la cercanía a ellos, donde la elección de la sala jugó un papel fundamental.  Es un cubo de cemento sin tablado, al que el decorado minimalista y la iluminación tenue se suman para recrear ese ambiente que propicia el involucramiento, esa habitación a oscuras donde entre risas aparece el deseo imposible y casi desesperado de interrumpir a los fantasmas, de avisarles, de influirlos antes de que se desvanezcan con el ensueño.
Una excelente idea son los intermedios cinematográficos, momento en el cual mientras nuestros actores rearman la escenografía se dan a la experimentación, a la improvisación, al remoloneo de cada uno de los asistentes en su butaca para acomodarse, abrazar la almohada y seguir durmiendo al encuentro del próximo sueño.
Quien quiera ser un voyeur, sólo un espectador, que se abstenga de pagar la entrada, ya que es inevitable la risa, la lástima, la vergüenza, la ternura, la perturbación, en definitiva, la empatía y la consecuente y placentera incomodidad que siente uno al descubrirse un iluso más.

Anuncios

Un comentario en “Ellos quieren ser artistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s